Otras actividades pudieran ser mentales, como las matemáticas, resolver problemas, entre otros. Todo esto nos provoca un agotamiento del que debemos recuperarnos. Es aquí donde el sueño juega